MI LIBRO DE HUELLAS


martes, mayo 01, 2007

BUSCANDO UN RUMBO



Soy ilusa por pretender tener tu cariño
al desear obtener de tu vida la esperanza,
tengo la ingenuidad y la ilusión de un niño
pero sufro del adulto la dura ultranza.
 
No puedo seguir sufriendo desengaños
y en silencio esperar la noche amenazante,
he de perderme entre las sombras de mis engaños
trazando un rumbo hasta volverlo constante.
 
Si no he de tener tu amor y mirada apasionada
necesitare encontrar para mi alma un cirujano
que me arranque las huellas que opacan mi mirada
cortando aquel pedazo que tiene a mi alma helada.
 
He de mirar adelante caminando con firmeza
que mi rumbo me lleve donde vea esperanza
ya que no me quieres seguiré con entereza
con la cabeza erguida y una nueva añoranza.

Vicky ©

3 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

vickina .....sabes amiga yo ya no insisto ,aprendí con mucho dolor a disfrutar el hoy y ahora,ya no me ilusiono para el futuro,y vivo más tranquila,disfruto el momento que paso con mi pareja,pero sé que no hay futuro juntos,y quizás eso haga que cada día lo viva como si fuera el último,y creeme no temo ni me angustio,al contrario estoy tranquila y en paz porque doy lo mejor de mi y recibo lo mejor de él,pero el futuro ya dejó de ser tema....sé que no todas las personas funciona de la misma manera,pero deseo para ti que esta nube pase pronto de tu horizonte y que retomes tu centro y que sigas construyendo vida como lo has hecho hasta ahora...eres valiosisisma y una Amiga que se escribe con mayúscula...te quiero mucho,y el ser ilusa habla de tu corazón transparente y sincero:)
bendiciones siempre para ti y para tus tesoros:)

sam dijo...

Se puede borrar las memoria?...quien puede borrar la memoria?...Dicen que el cirujano para eso, es el amor... yo no se...

Saludos....

Greco dijo...

El problema, Vicky, creo que no lo buscamos nosotros mismos por buscar algo que no debemos, el amor. El amor es algo que si debe llegar, lo hará en silencio, cuando menos lo esperes y con ánimo de aposentarse en ti. Es libre por naturaleza y, por eso, cuando se pare a tu puerta, déjala entreabierta, él sabrá qué hacer. Si el anterior marchó, es que no era el tren que debías coger. Hay muchos trenes esperando entrar en la estación de tu vida, de verdad.
Besos